Esta cuestión me la preguntan mucho en mi consultorio y, por supuesto, los medios también lo hicieron. Yo respondí:

 

26/09/2019

 

“…Por su parte, el licenciado en Nutrición Matías Marchetti explica que

el objetivo es crear una situación de cetosis parecida a la del ayuno. Para eso, un menú cetogénico debe contener entre 5-10% de carbohidratos, 60% de grasas y 30-35% de proteínas.

Pese a su gran popularidad, recientemente la dieta Keto fue puesta en tela de juicio luego de que Raquel Valenzuela Argüelles, nutrióloga de la Dirección General del Deporte Universitario de México, quien alertó sobre los riesgos que representa para la salud la ingesta de grasas y proteínas en exceso. Al respecto detalló que este tipo de alimentación es peligroso, ya que puede generar un incremento del ácido úrico, colesterol y los triglicéridos.

Consultado por este estudio, Marchetti explica que

“eso podría ocurrir si no se contemplan los límites de la dieta. Es importante ingerir las calorías adecuadas a las necesidades y gasto calórico de cada persona. De esta manera, no habrá ningún tipo de déficit o exceso”.

En este sentido, el especialista repara en la importancia de que el plan alimentario sea hecho a medida por un especialista; y destaca que si se concurre a un profesional de la salud que calcule todos los parámetros, la dieta podrá ser aplicable a cualquier persona y por tiempo indefinido.

Si bien generalmente se la ha asociado a una dieta para adelgazar rápidamente, Marchetti asevera que puede realizarla cualquier tipo de persona, desde alguien común a un deportista. Sin embargo advierte que decidirse por este plan alimentario es hacer un cambio de paradigma, porque no es fácil extender la dieta en el tiempo: “El problema es que, como nosotros no estamos acostumbrados a una cultura de tanta grasa y tan bajos carbohidratos, es difícil lograr una adhesión de más de dos meses. Y lo cierto es que cualquier snack o golosina te saca de esa cetosis y te sentís muy mal”.

 

 

Si querés leer la nota completa, hacé click acá