¿Sos de los que pasan del atracón al jugo desintoxicante? Olvidate de ese método mágico y veamos si cumple lo que promete.

Detox es la palabra inglesa para decir desintoxicación 🤓. De allí que haya uno y mil métodos marketineros que te lo venden como “milagroso” para limpiar el organismo de todos sus excesos. Y no solo eso… sino de lograrlo en dos o tres días 🤣

Lo hacen a base de jugos “mágicos” que combinan frutas y hortalizas, (como el limón que te “ayuda a rejuvenecer” 🤣)  y de la eliminación de todo tipo de harinas, azúcares y bebidas alcohólicas hasta nuevo aviso. A la lista de exiliados se suman la cafeína, la sal y las grasas. Todo esto promete un reset, un volver a empezar después del descontrol; pero vengo a darte una noticia. En realidad, varias:

👉 El organismo, después de un atracón o de varios días de “permitidos”, no está intoxicado. Podemos hablar de indigestión, de sensación de pesadez, pero no de intoxicación, ya que ésta se da cuando ingerimos algo en mal estado.

👉 Si intentás poner en práctica estos métodos, claro que te sentís más livian@. Pero porque dejaste de comer los alimentos ultraprocesados, azúcares, alcohol, harinas, etc. que te impiden llegar a tu objetivo.

Ahora… 🤔
hacer un licuado de espinaca y pepino… ¿no será lo mismo que hacerte una ensalada con esos vegetales, tomar el agua suficiente y dejar de consumir ultraprocesados?

 

🤔PARA PENSAR…

 

👉Lo que sucede después del detox es una suerte de síndrome de abstinencia que te vuelve a arrojar al atracón. ¿Por qué? Empecemos porque todo método que se vende como “mágicohace que vos pienses que podés hacerlo las veces que quieras porque ¡total, la “fórmula” ya la tenés! 😑

Después, si en tus días de comer ultraprocesados no le metías a tu cuerpo los nutrientes que necesitás diariamente y ahora le sumás tus días de “detox” para “limpiarte” tampoco le metés esos nutrientes, lo que hace que tengas más hambre y no puedas llegar a tu objetivo.

¡OJO! Si prolongás por varios días una dieta con tan pocos nutrientes y tan elevado nivel de líquido podés hacer que a la larga tu organismo se vea afectado. Acordate de esto:

La comida es como una fuente importante de INFORMACIÓN respuestas (hormonales y psico antropo sociales) para tu cuerpo, que hará que reaccione y genere sus funciones correctamente o no y eso vos lo decidís eligiendo qué alimento le vas a dar en el día a día.

Ahora, ¿no será que la verdadera desintoxicación empieza mucho antes? ¿No es un método de limpieza más efectivo el que implementás cuando decidís hacer un cambio de hábitos? ¿No es nuestra inteligencia emocional el arma detox más poderosa que tenemos? ¿No habrá que revisar (y sanar) qué es lo que nos pasa internamente para caer en excesos que luego nos sentimos obligados a corregir? 🤔 

Si llegás a la misma conclusión que yo, es hora de tomar las elecciones inteligentes. ¿Cómo? Dejando de alternar entre atracón y limpieza, y comprendiendo que después de días de desarreglos la salida más equilibrada no es un batido de vegetales, sino volver a tu plan: una buena alimentación y actividad física. Los desajustes que hayas tenido se van a diluir en el éxito del resto de la dieta y eso va a cuidar tu autoestima, además de evitar que vuelvas a caer en situaciones compulsivas.

 

¿Te animás a limpiar tus hábitos, en lugar de tus excesos? Decime, te leo. 🤗